Descanso con arte en Ronda Hotel Enfrente Arte

Enfrente Arte, hotel y espacio cultural en la ciudad malagueña

Primero fue un capricho personal del arquitecto Pedro Enrique Santos, adalid de la restauración de edificios antiguos con manifiesta predilección por el turismo rural. Madonna y la actriz Isabella Rosellini durmieron entre sus muros gentilmente encalados. Después el hotel cayo en manos del productor belga que lo hizo hermético al turismo. Hasta que el mismo propietario, Filip Eyckmans, resolvió devolverlo a la buena causa del hospedaje de viajeros con el aliciente complementario de una galería de arte y un estudio de grabación utilizable como sala de conciertos y proyecciones de cine.

Los resultados saltan a la vista. Además de una casa de huéspedes originaria del siglo XV, Enfrente Arte es un espacio polifacético frente a la serranía de los bandoleros. A caballo entre las tradiciones decorativas cristiana y musulmana, los techos inspiran arte con si viguería a la vista, los suelos recuerdan el paso del tiempo en la deformidad del barro cocido, las puertas juegan a tula con la luz y las sombras entre las celosías espigadas de ladrillo mudéjar. El patio acerca a las alcobas el rumor del agua y el frescor botánico.

En beneficio del descanso, la hora del desayuno se amplía hasta las tres de la tarde. Cada uno lo toma a su aire. La barra libre del bar, el desayuno, el almuerzo y la cena bufé van incluidos en el precio de la estancia. Once habitaciones encajadas entre los recovecos de la casa, entre las que destaca la número seis, volada sobre el pato interior y con vistas a los campos rondeños y las mansiones encaladas de Ronda. Y desde hace unas dos semanas se puede ocupar una nueva suite aún sin bautizar.

EPSON MFP image