Ronda

Ronda disfruta como ciudad de una situación geográfica muy especial. La garganta que la divide crea por si misma un espléndido rincón. El núcleo morisco y la nueva ciudad están conectados por un puente del siglo XVIII, el cual se alza a más de 100 metros por encima del río que lo atraviesa.

Cuidad deseada y conquistada a través del tiempo, empezó siendo de los romanos, luego remodelada en bastión morisco y finalmente acabó en manos cristianas. Gracias a todas sus rendiciones, Ronda se benefició de edificaciones y monumentos ofrecidos por todas las culturas que la residieron.

Ronda también es la cuna de la tauromaquia. En ella nacieron los maestros y creadores del toreo actual: Pedro Romero y Antonio Ordóñez. La Plaza de Toros fue construida en 1781, siendo una de las más antiguas del mundo. Posee un museo taurino y cuenta con la reputada Corrida Goyesca, una de las ferias taurinas más importantes de España.

Además, Ronda está rodeada de pueblos blancos, montañas y parques naturales tales como el parque 'Sierra de Las Nieves', 'Sierra de Grazalema' y 'Los Alcornocales', que ofrecen una diversidad de parajes impresionantes y la posibilidad de practicar actividades al aire libre. A sólo 45 minutos de la Costa del Sol, a hora y media de Málaga, Granada, Sevilla y Cádiz, Ronda es un importante centro neurálgico de la Andalucía Occidental. 

 

Opiniones de artistas sobreRonda:

Ernest Hemingway siempre estuvo muy unido a Ronda. Una de sus novelas, "Por quien doblan las campanas", en la que se narra como simpatizantes del bando nacionalista son tirados por los republicanos durante la Guerra Civil Española por los acantilados del Tajo, está ambientada en la ciudad. Así, otras novelas tales como "Fiesta" fueron escritas aquí también.

"Ronda es el mejor lugar para pasar su noche de boda o para disfrutar de los toros por primera vez" solía decir el célebre escritor. 

 

Rainer Maria Rilke, uno de los mejores poetas alemanes, estuvo durante 3 meses en Ronda a finales de 1912 y principios de 1913. Fué aquí donde escribió parte de la "6ª Elegía de Duino" y la "Trilogía Española".

Rilke denominó a Ronda como la 'Cuidad Soñada', actualmente es el lema de la ciudad. 

 

Orson Welles decía que buscaba la inspiración en sus viajes a España, y en especial en sus viajes a Ronda. Murió en 1985, antes de acabar su película "Don Quijote". Welles amó tanto nuestra ciudad, que la eligió para su último destino. Decidió que reposaran sus cenizas en la finca de su gran amigo Antoñio Ordoñez, la cual está situada en tierras rondeñas.