Mesas de hormigón

Los que tienen experiencia con mesas de exteriores, concretamente las expuestas a la humedad, sabrán que su mantenimiento es complicado ya que están continuamente expuestas al polvo y a los ataques de los agentes atmosféricos. En una tienda cercana que estaba en liquidación por cierre de negocio compramos maniquís de diferentes tamaños y materiales. Varios de ellos estaban huecos por dentro y se nos ocurrió usarlos como moldes y rellenarlos de hormigón. Como base para convertirlos en mesa usamos neumáticos de motocicletas que rellenamos a su vez. P1000606

Algunas las colocamos dentro del agua, donde “las islas Dubai”, un espacio con peces y plantas acuáticas. Las mesas resultantes, de hormigón pulido, se limpian fácilmente y apenas si necesitan mantenimiento. Se pueden apreciar los cuerpos de los maniquís –masculino y femenino- entre las sillas cuyas bases son ruedas de tractor también rellenas de hormigón.