Chorros de luz

Chorros de luz

Chorros de luz

chorros de luz

Renovarse o morir, este es un dicho que los hoteleros tenemos muy en cuenta. Nos pasó, por ejemplo, con los grifos de baño, que habían perdido su funcionalidad pero seguían conservando un cierto encanto para nosotros, así que nos pusimos a pensar en cómo reutilizarlos. Después de una lluvia de ideas nos decidimos por una lámpara, sustituyendo los límpidos chorros de aguas cristalinas por ráfagas luminosas.

En nuestra sala Picasso se alza la fusión de grifos y tuberías de plomo por los que fluye la luz.